martes, 8 de mayo de 2018

VIVIR LA NATURALEZA CON LOS NIÑOS

                                   
Mi hija Rut  jugando en los pinares Origuela del Tremedal, años ochenta
                            
He leído y releído los libros de Joseph Cornell,  Vivir la Naturaleza con los NiñosCompartir el Amor por la Naturaleza  a lo largo de años, pero hoy en día están descatalogados y agotados.

Además Joseph Cornell, incluye al final de su segundo libro, un librito, de Jean Giono, "El Hombre que Plantaba Árboles" otro de mis libros preferidos que utilizaba con los niños en las actividades y que a Joseph  parece interesarle también.

Estos libros me han ayudado extraordinariamente en mi trabajo de maestro, en el Colexio Andersen. Y me han servido, también, como fuente inagotable de inspiración.


Pues bien, ahora me encontré con "este libro, que se terminó de imprimir en el mes de Abril de 2018, un hermoso día de una recién estrenada primavera" Compartir la Naturaleza. Juegos y actividades para reconectar con la naturaleza. Para todas las edades de Joseph Cornell, editado por  La Traviesa Ediciones.  


En "la historia tras el libro" Joseph Cornell  nos dice "Ahora he renovado y reescrito completamente la guía original para celebrar su 35º aniversario. He incorporado a esta nueva edición los conocimientos adquiridos a lo largo de estos años. Este nuevo libro, ofrece los juegos más populares y queridos de los dos anteriores volúmenes y, además, incluye muchos juegos nuevos.


Con el transcurso de los años he llegado a la conclusión que los niños  aprenden más eficazmente si el maestro les inculca la enseñanza mediante un espíritu alegre. Los métodos propuestos en los libros de Joseph Cornell te ayudan precisamente a transmitir esa alegría.

Os contaré una anécdota del autor; hace unos años Joseph estaba trabajando en el Gran Cañón como asesor en educación de la naturaleza, cuando decidió una mañana pasar unas horas tranquilas contemplando el espectacular panorama. Se apostó en uno de los miradores más populares, que atraía un continuo flujo de turistas. Para su asombro, Joseph  advirtió que muy pocos de aquellos excursionistas dedicaban más de unos pocos segundos a contemplar el Cañón.

En lugar de abstraerse en la contemplación de tan grandioso lugar, manoseaban sus cámaras fotográficas, charlaban con sus amigos o familiares y volvían a sus coches.
De las ciento cincuenta personas que aquella mañana subieron al mirador, solamente tres de ellas parecieron contemplar intensamente, durante más de treinta segundos, una de las escenas naturales más extraordinarias de la Tierra.

Joseph no dejaba de advertir que los excursionistas carecían, en ese momento, de las peculiares dotes que una persona necesita para abstraerse por completo en la belleza de la naturaleza, de una obra arquitectónica o de un cuadro.

Cualquier persona puede desarrollar la capacidad de inspirarse en cualquier cosa que esté ante sus ojos desde la más inerte como una piedra a la más activa como un insecto, solo hay que enseñarla.




Antes de ponernos a explorar la naturaleza con los niños tenemos que pensar en nuestro papel de maestros. Hay una serie de principios para la enseñanza al aire libre que me han ayudado a trabajar con los ellos.

- Enseña menos y comunica más 
Además de describir a los niños simples hechos naturales (este árbol es un pino marítimo). Me gusta hablarles de mis sentimientos ante la presencia de este árbol. Les explico mi asombro y respeto de este pino, como puede sobrevivir en estas condiciones, como las raíces se arreglan para encontrar alimento para ese árbol tan grande y tan viejo, tiene tantos años como tu abuelo.
Es muy importante para el maestro comunicar sus sentimientos al niño. Sólo si comunicamos lo que verdaderamente creemos, seremos capaces de que ellos se identifiquen con lo que queremos comunicar.

- Trata de ser receptivo
Ser receptivo significa saber escuchar y mantener vivo el interés.
Sé sensible a cada pregunta, cada comentario, cada exclamación, es una oportunidad para comunicarse.

- Concentra la atención del niño
Trata de interesar a todos de la manera más intensa posible, planteando preguntas a cada uno y llamando la atención sobre cosas  que ven o sonidos que lleguen a todos.

- Mira y experimenta primero. Habla después
Una recién nacida libélula, una seta de naranja intenso, una ardilla cogiendo una piña, dar de comer a un caballo,...
El niño rara vez olvida la experiencia directa.

No importa si no sabes algunos nombres, lo importante es observar. Siente, huele, mira, toca los labios suaves y sedosos del caballo.
Haz lo mismo con  la corteza de un árbol, huele las hojas. Siéntate en silencio debajo del árbol.

Mira. Plantea preguntas. Adivina. ¡Diviértete!.

- La experiencia tiene que verse impregnada de entusiasmo
Recuerda, tú entusiasmo es contagioso y puede constituir el mejor recurso para el maestro.



Para los niños, la naturaleza es un parque de atracciones, excelente medicina y aula de aprendizaje. 

El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor y cognitivo, la autonomía, la seguridad, la adquisición de valores...

Joseph Bharat Cornell es el autor de dos libros, Vivir la Naturaleza con los Niñosen el se encuentran  juegos de naturaleza muy motivadores.

- Encuentra un árbol.
Este juego es para hacer en parejas, uno lleva los ojos cerrados y el otro busca un árbol le dice que lo toque de abajo arriba y de arriba abajo, cuando crea que ya conoce el árbol el que hace de lazarillo lo lleva a dar un pequeño paseo, para, y le dice que abra los ojos y que busque su árbol. Cuando lo encuentra, se cambia el cometido de la pareja.



- Paseo a Ciegas.
Este juego es muy simple y que les entusiasma,  forma parejas, una hace de lazarillo y otra de ciego, el lazarillo lleva a darle un paseo por el bosque, muy despacio para que vaya percibiendo con el tacto de los pies como es el suelo, con los oídos, que sonidos distintos producen los pies. Lo principal el que haya una gran confianza entre los dos.





Su segundo libro Compartir el Amor por la Naturaleza.  presenta su sistema pedagógico, Cornell ha llamado a este Sistema Aprendizaje Fluido a causa de estar constituido por  cuatro etapas, en las cuales el paso de una a otra, se efectúa de forma fluida, fácil y natural:
                                               
                                             
Etapa 1: Sin el entusiasmo, jamás podremos captar el sentido de la experiencia de la naturaleza.

Etapa 2: El aprender depende de cómo concentremos la atención. El entusiasmo solo no es suficiente.

Etapa  3: Conforme vamos progresivamente enfocando nuestra atención, nos hacemos más conscientes no sólo del mundo exterior que percibimos mediante la vista, el oído, el tacto y el olfato, sino también de todo aquello que percibimos a través de nuestra intuición. De tal forma que en esta tercera etapa absorbemos una experiencia directa.

Etapa   4: La experiencia hace el conocimiento más profundo. Pero ¿qué significa profundizar en el conocimiento? Imagínese que usted es el observador inmóvil y que los pájaros se posan muy cerca, sobre un árbol en el cual se ha apostado. En esta situación de inmovilidad puede sentir tanto un gran estallido de jubilo como una serena felicidad. La naturaleza es siempre inspiradora.
A esta  cuarta etapa la ha llamado compartir la inspiración, pues compartir fortalece y clarifica nuestras propias experiencias profundas.




Bibliografía: 

Estos son los libros que he utilizado y que hoy en día están descatalogados  y agotados.



Ahora, en mayo 2018,  La Traviesa Ediciones  ha editado y traducido Compartir la Naturaleza de Joseph Cornell, renovado y reescrito completamente basado en los dos anteriores libros, para celebrar  35º aniversario de la publicación del primer libro "Vivir la naturaleza con los niños".

El prólogo de esta edición esta escrito por Heike Freire, directora de la revista Cuadernos de Pedagogía y autora de Educar en verde.



Un libro muy interesante, como los dos anteriores, pero mejorado, tanto por el autor como por los traductores y diseñador, de Traviesa Ediciones, muy cuidado, eso se nota a la hora de tocarlo, verlo y leerlo.
 Además es respetuoso con el medio ambiente, con una ecoedición, con tinta y papel certificado. 

Si leemos los agradecimientos de la editorial es interesante ver que el autor Joseph Cornell apoyó el proyecto de editar su libro. Eso dice mucho de él.

                                        
Joseph Bharat Cornell 
Web:

https://www.sharingnature.com/      (Fundación de Josph Cornell)
               
http://www.movimentobloom.org.pt/              (Representantes del movimiento en Portugal)














6 comentarios:

  1. WOOW ! tremendo articulo y una bendición este autor para los que estamos en proceso de inculcar procesos de enseñanza , gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que os guste el artículo, el autor lo merece y el libro también.

    ResponderEliminar
  3. Gracias José Luis por tu reseña. Sabiendo lo influyente que ha sido para ti la obra de Cornell, es muy alentador tu valoración de este último libro. Gracias por tu magnífico e inspirador blog y compartir tus experiencias. Y también por dirigirme a Joseph Cornell de nuevo. Espero que podamos traerlo por aquí... Comparto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que ampliar el artículo anterior para poner la información al día, así que las gracias son para el equipo de La traviesa Ediciones. Que tengáis mucha suerte, el libro lo vale.

      Eliminar
  4. Sharing Nature Worldwide11 de mayo de 2018, 22:54

    Querido Jose Luis, que bello blog has compartido acerca de tus experiencias a lo largo de los años como maestro, y la importancia de dar tanto a los niños como a los adultos una experiencia directa del mundo natural. Nos alegra enormemente que las actividades de Joseph Cornell continúen siendo tan significativas en tu trabajo y en tu vida. Un gran saludo de parte del staff de Sharing Nature! Y nuevamente, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias de parte de los NIÑOS que son los culpable, de que en los años 80 encontrara, aquel libro "Vivir la naturaleza con los NIÑOS" y con él, empecé a experimentar con ellos, los protagonistas.

    ResponderEliminar